La Filosofía del Bienestar para Ella • Ramacharaka | Ediciones Discovery
En La Filosofía del Bienestar, Ramacharaka nos muestra la rama de una filosofía ancestral que se centra en el estudio del cuerpo físico, haciendo hincapié en los grandes fundamentos gracias a los cuales todos podemos poseer un cuerpo fuerte y sano, indispensable para desarrollar al máximo nuestras capacidades.
Salud, Ramacharaka, Filosofía, Espiritualidad, Bienestar, Yoga, Yogi Ramacharaka, Hatha Yoga, William Walker Atkinson, para ella
19881
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-19881,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

La Filosofía del Bienestar para Ella
Yogi Ramacharaka

En La Filosofía del Bienestar, Ramacharaka nos muestra la rama de una filosofía ancestral que se centra en el estudio del cuerpo físico, haciendo hincapié en los grandes fundamentos gracias a los cuales todos podemos poseer un cuerpo fuerte y sano, indispensable para desarrollar al máximo nuestras capacidades.

LA FILOSOFÍA DEL BIENESTAR: PARA ELLA

YOGI RAMACHARAKA

Traducido por Pedro José Barrios Rodríguez
Editado por Juan José Andrés

CUBIERTA DEL LIBRO

En La Filosofía del Bienestar, Ramacharaka nos muestra la rama de una filosofía ancestral que se centra en el estudio del cuerpo físico, haciendo hincapié en los grandes fundamentos gracias a los cuales todos podemos poseer un cuerpo fuerte y sano, indispensable para desarrollar al máximo nuestras capacidades.

  • Esta obra contiene toda una serie de consejos acerca de los diferentes aspectos del cuerpo humano, de la teoría y de la práctica del control de la energía vital, de la respiración, del control del sistema involuntario y de la actitud mental. Al mismo tiempo, recoge los ejercicios cuyos objetivos son el crecimiento del «yo», el control mental, el desarrollo de la atención y de la percepción y la construcción del plano inconsciente, el cual comprende las facultades subconscientes de la Mente.
  • Con esta obra, La Filosofía del Bienestar, el autor tiene una única intención: dar un soplo de aire fresco a nuestra vida.
La Filosofía del Bienestar: para ella, Ramacharaka
La Filosofía del Bienestar: para ella, Ramacharaka

FICHA DEL LIBRO

Tabla de Contenido

La Filosofía Del Bienestar

Capítulo 1: ¿Qué es la Filosofía del Bienestar?

Capítulo 2: El yogui y su respeto por el cuerpo físico

Capítulo 3: El trabajo del arquitecto divino

Capítulo 4: Nuestra amiga, la Fuerza Vital

Capítulo 5: El laboratorio del cuerpo

Capítulo 6: El fluido vital

Capítulo 7: El crematorio del sistema

Capítulo 8: El alimento

Capítulo 9: Hambre y apetito

Capítulo 10: La teoría y práctica yogui de la absorción de Prana a partir de la comida

Capítulo 11: Unas palabras sobre la comida

Capítulo 12: Las cenizas del sistema

Capítulo 13: La irrigación del cuerpo

Capítulo 14: La respiración yogui

Respiración Superior

Respiración Media

Respiración Inferior

Respiración Completa

Capítulo 15: Los efectos de respirar de manera correcta

Capítulo 16: Ejercicios de respiración

Respiración Purificadora

Revitalizador del Sistema Nervioso

Respiración Vocal

Respiración Mantenida

Estimulación de las Células Pulmonares

Expansión Costal

Expansión del Pecho

Ejercicio de Caminar

Gimnasia Matutina

Estimulación de la Circulación

Capítulo 17: Respiración nasal contra respiración bucal

Capítulo 18: Las diminutas « vidas » del cuerpo

Capítulo 19: La energía del Prana

Capítulo 20: Ejercicios pránicos

Generación de Prana

Cambiar la Circulación

Recarga

Estimulación Cerebral

La Gran Respiración Psíquica Yogui

Capítulo 21: La Ciencia de la Relajación

Capítulo 22: El control del sistema involuntario

Capítulo 23: Consejos para la Relajación

Unos pocos ejercicios de « Desentumecimiento »

Estiramiento

Ejercicio de Relajación Mental

Un Momento de Descanso

Capítulo 24: El uso del ejercicio físico

Capítulo 25: El sistema yogui de ejercicio físico

Posición de pie

Ejercicio I

Ejercicio II

Ejercicio III

Ejercicio IV

Ejercicio V

Ejercicio VI

Ejercicio VII

Ejercicio VIII

Ejercicio IX

Ejercicio X

Ejercicio XI

Ejercicio reductor de abdomen

Un ejercicio de « Formación »

Capítulo 26: El aseo yogui

El aseo matinal yogui

Ejercicio preliminar

Ejercicio final

Capítulo 27: La energía solar

Capítulo 28: El aire fresco

Capítulo 29: El sueño, ese dulce recuperador de la Naturaleza

Capítulo 30: La regeneración

Ejercicio Regenerativo

Capítulo 31: La actitud mental

Capítulo 32: El Espíritu nos guía

¿Qué es la Filosofía del Bienestar?

Esta ciencia ancestral se encuentra dividida en varias ramas ; entre las más conocidas —son las principales divisiones— están el Hatha-Yoga, el Raja-Yoga, el Karma-Yoga y el Gnani-Yoga. Este libro está dedicado únicamente a la primera rama, y no es nuestra intención describir las demás esta vez, aunque sí hablaremos sobre estas tres grandes ramas del yoga en escritos ulteriores.

 

El Hatha-Yoga es la rama de la Filosofía del Bienestar que se centra en el estudio del cuerpo físico —su cuidado, su bienestar, su salud, su fuerza— y de todo aquello que permite mantenerlo en su estado natural y normal de salud. Enseña un modo de vida natural y recoge el lema que ha sido utilizado por muchos en el mundo Occidental : « Regresemos a la Naturaleza », con la excepción de que el yogui no tiene que regresar, porque ya se encuentra en ella, porque siempre ha estado en estrecho contacto con la naturaleza y sus manifestaciones, y la carrera desenfrenada por las apariencias que ha hecho que las razas civilizadas modernas olviden que existe la naturaleza nunca lo ha cegado ni perturbado. Las modas y ambiciones sociales no han alcanzado la conciencia del yogui —se ríe de esas cosas y las considera como las pretensiones de un juego infantil—, no se ha separado del regazo de la naturaleza, sino que continúa abrazándose firmemente a la madre que siempre le ha dado alimento, calor y protección. El Hatha-Yoga es, primeramente, naturaleza ; en segundo lugar, naturaleza ; y en tercer lugar, NATURALEZA. Cuando estéis enfrentados a la elección de un método, un plan, una teoría…, aplicadles esta piedra de toque : ¿cuál es el camino natural? ; después escoged siempre aquello que parezca ser más conforme a la naturaleza. Este es un buen sistema que los estudiantes pueden seguir cuando su atención esté centrada en las muchas teorías, « modas », ideas, métodos y planes referidos a la salud que han inundado el mundo Occidental. Por ejemplo, si se les pide que crean que corren el peligro de perder su « magnetismo » al entrar en contacto con la tierra y se les aconseja que calcen suelas de goma y tacones en sus zapatos, así como dormir en camas con patas de vidrio, para evitar que la naturaleza (la madre Tierra) les extraiga el magnetismo que ella misma les ha dado, que los estudiantes se pregunten : ¿qué tiene que decir la Naturaleza al respecto? Así, para descubrir qué dice la Naturaleza, que los estudiantes comprueben si el llevar suelas de goma y el colocar patas de vidrio a las camas forman parte de los planes de la Naturaleza ; que comprueben si los individuos de gran magnetismo, llenos de vitalidad, hacen esas cosas —incluso si las razas más fuertes del mundo lo han hecho— ; que comprueben si se debilitan al tumbarse sobre el césped, o si el impulso natural del ser humano no es dejarse caer sobre el regazo de su madre, la Tierra, dejarse caer sobre un montículo de hierba ; que comprueben si el impulso natural de la infancia no es correr descalzo, si el desprenderse de los zapatos (del tipo que sean) y caminar descalzo no refresca los pies ; que comprueben si las botas de goma son especialmente conductoras del « magnetismo » y la vitalidad, etc. Ponemos estos ejemplos meramente como ilustración, pues no es nuestra intención perder tiempo discutiendo sobre las ventajas o desventajas de las suelas de goma y las patas de vidrio como conservadores del magnetismo. El ser humano aprenderá de una pequeña observación de todas las respuestas de la Naturaleza que recibe gran parte de su magnetismo de esta ; que la tierra es una batería cargada, siempre dispuesta y ansiosa por transmitir su fuerza al ser humano, y que no debemos temer que se encuentre ansiosa y sea capaz de extraer el magnetismo que se halla en el ser humano, su hijo, para suplir su carencia de energía. Lo próximo que enseñarán algunos de los profetas de estos últimos días es que el aire extrae el Prana de la gente, en lugar de dárselo.

 

De esta forma, evaluad todas las teorías de este tipo —incluso las nuestras— mediante la aplicación del examen natural, y si no se ajustan a la Naturaleza, rechazadlas (esta es una regla segura). La Naturaleza sabe lo que hace : es vuestra amiga, no vuestra enemiga.

 

Ha habido muchos y muy valiosos trabajos escritos sobre las otras ramas de la Filosofía del Bienestar ; pero la mayoría de los autores de yoga se ha limitado a tratar la cuestión del Hatha-Yoga con una breve referencia. Esto se debe en gran parte al hecho de que en la India exista una multitud de mendigos ignorantes pertenecientes a las clases más bajas de faquires, que se hacen pasar por hatha-yoguis, pero que no tienen la más mínima idea de los principios subyacentes de esta rama del yoga. Esa gente se conforma con obtener el control sobre algunos de los movimientos musculares involuntarios (algo posible para todo aquel que le dedique el tiempo y el interés necesarios), adquiriendo así la habilidad de realizar algunos « trucos » increíbles que exhiben para divertir (o desagradar) a los turistas Occidentales. Algunas de sus hazañas son maravillosas cuando se observan desde el punto de vista de la curiosidad, y los artistas serían dignos candidatos a un puesto asalariado en los « museos de poca monta » de América, aunque en realidad sus hazañas sean muy similares a las que algunos « magos » Occidentales han llevado a cabo. Podemos ver que estos personajes exhiben con orgullo los trucos y las habilidades que han adquirido, como la habilidad de invertir la acción peristáltica de los intestinos, el vientre y el esófago para ofrecer la desagradable exhibición de una inversión total de las funciones normales de esas partes del cuerpo ; de esta forma, los objetos que se introducen en el colon pueden ser transportados hacia arriba y expulsados por la garganta, gracias a la inversión de los músculos involuntarios. Desde un punto de vista médico, esto es más que interesante ; pero para el profano es algo desagradable completamente impropio de un ser humano. Otras hazañas de estos supuestos hatha-yoguis son similares al ejemplo que acabamos de dar a regañadientes, y desconocemos si llevan a cabo algo que suponga un interés o beneficio mínimo para el hombre y la mujer que buscan mantener un cuerpo natural, normal y sano. Estos mendigos son parecidos a la clase de fanáticos en la India que asumen el título de « yogui » y se niegan a bañarse por razones religiosas ; que se sientan con un brazo en alto hasta que se les atrofia ; que dejan crecer sus uñas hasta que les perforan la piel ; que conservan tal calma cuando están sentados que las aves construyen nidos sobre su cabeza ; o que realizan trucos ridículos para hacerse pasar por « hombres santos » ante la multitud ignorante que, al darles para comer, considera que se está ganando una futura recompensa por sus acciones. Estos personajes son, o bien farsantes enormes, o bien fanáticos que se engañan a sí mismos, y son semejantes a ciertas clases de mendigos de las grandes ciudades de Europa y América que exhiben sus autolesiones y deformaciones falsas para sacar algunos céntimos a los transeúntes, quienes giran la cabeza y lanzan las monedas para que aquel ser desaparezca de su vista.

 

Estos personajes de los que acabamos de hablar son mirados con lástima por los yoguis de verdad, quienes consideran el Hatha-Yoga como una rama importante de su filosofía, pues proporciona al ser humano un cuerpo sano, un instrumento adecuado con el que trabajar, un templo apropiado para el Espíritu.

 

En este libro procuraremos mostrar los principios subyacentes del Hatha-Yoga de una forma simple y concisa : enseñando al yogui el plan de la vida física. También intentaremos daros la razón de cada plan. Pensamos que será necesario explicar primero en términos de la Fisiología Occidental las numerosas funciones del cuerpo, y después señalar los métodos y planes de la Naturaleza que uno debería seguir tanto como le sea posible. No se trata de un « libro de doctores » : no contiene nada sobre Medicina, y casi nada sobre la cura de enfermedades, salvo en los pasajes donde indicamos lo que se debería hacer para regresar a un estado natural. Su tónica es el ser humano sano, y su principal propósito es ayudar a las personas a adaptarse al estándar de ser humano normal. Pero creemos que aquello que ayuda a una persona a tener buena salud hará que una persona poco sana también la tenga, si lo pone en práctica. El Hatha-Yoga predica una manera de vivir la vida de forma saludable, natural y normal, que, si se sigue, beneficiará a cualquier persona. Se mantiene próximo a la Naturaleza y aboga por el retorno a los métodos naturales, en oposición a aquellos que han aparecido a nuestro alrededor como consecuencia de nuestra forma artificial de vivir.

 

Este libro es sencillo —muy sencillo—, de hecho, tan sencillo que es probable que muchos lo dejen de lado porque no contiene nada nuevo o inesperado. Quizás esperaban encontrar un magnífico recital sobre los lejanos y famosos trucos de los yoguis mendigos e instrucciones para aprender a realizar esos mismos trucos… Debemos decir a esos lectores que este libro no es de ese tipo : no os vamos a decir cómo adoptar setenta y cuatro tipos de postura, cómo hacer remontar servilletas a través de los intestinos con la intención de limpiarlos (contrastar esto con los planes de la Naturaleza), cómo detener el latido del corazón ni cómo realizar trucos con vuestros órganos internos. No encontraréis en este libro ni un ápice de este tipo de enseñanzas. Pero sí os diremos cómo ordenar a un órgano rebelde que vuelva a funcionar correctamente, y muchas más cosas acerca del control sobre una parte involuntaria que se ha ido de paseo ; pero hablaremos de todo esto con la intención de hacer del individuo un ser sano, no para hacer de él un « mono de feria ».

 

No hablaremos mucho sobre las enfermedades. Preferimos mantener vuestra mirada fija en el Hombre y la Mujer Sanos, y pediros que los observéis con atención para que veáis qué es lo que los hace sanos y los mantiene en ese estado ; posteriormente, centraremos vuestra atención en lo que hacen y en cómo lo hacen, y después, os invitaremos a que hagáis lo mismo si os gustaría ser como ellos. Esto es todo lo que intentaremos hacer, pero este « todo » se refiere a lo que podemos hacer por vosotros : el resto tendréis que hacerlo vosotros mismos.

 

En otros capítulos os contaremos por qué los yoguis cuidan su cuerpo, así como el principio subyacente del Hatha-Yoga : la creencia en la Inteligencia escondida tras toda Vida, la confianza en que el gran Principio Vital continúe su trabajo adecuadamente, la creencia en que resulta beneficioso para nuestro cuerpo el que confiemos en ese gran principio y permitamos que trabaje dentro y a través de nosotros. Leedlo y veréis lo que intentamos decir ; comprenderéis el mensaje que se nos ha encargado que os entreguemos. En respuesta a la pregunta que titula este capítulo os decimos : leed este libro hasta el final y comprenderéis un poco lo que realmente es el Hatha-Yoga. Para descubrir todo lo que es, poned en práctica los preceptos de este libro, y vuestro camino hacia ese conocimiento que tanto buscáis tendrá unos inicios realmente buenos.

SOBRE EL AUTOR

PUBLICACIONES RELACIONADAS